La otra vida de las joyas: el reciclaje

La otra vida de las joyas: el reciclaje

Una joya, una vez que ha cumplido su misión durante el tiempo que uno precise y decida, sigue teniendo un valor añadido ya que es un alma capaz de transformarse una y otra vez. Un legado que va de generación en generación, incapaz de devaluarse. 

En Loalba Joyeros llevamos haciendo joyas a medida desde 1958 y transformando piezas olvidadas en ilusiones nuevas y renovadas. Nuestro taller podría contar las más bellas historias de amor entre personas a través de las joyas que se han regalado e intercambiado. El poder de una joya reciclada es infinito, pues sin perder su esencia y sólo cambiando su función, es capaz de vivir otra vida.

¿Por qué reciclar una joya?

Para conseguir crear una joya que se adapte más a tu estilo y personalidad dándole uso, podría ser la respuesta. Pero sin duda la gran razón para tener en cuenta es, que reciclar metales nobles y gemas, tiene la misma importancia para la sostenibilidad del medio ambiente, que recliclar vidrio o cartón. Con el valor añadido de que la nueva joya reciclada será un producto artesano y de proximidad.

Las novedades, el mal estado, la necesidad de un pequeño arreglo que nunca se llega a dar... son algunas de las razones por las cuales hay relojes en los joyeros, cadenas, pendientes, broches o anillos que llevan años sin utilizarse, ¡qué pena! ¿verdad?

¡Cuántas veces dejamos de usar algo porque está desactualizado, y ya no nos gusta su forma o nos lo hemos puesto en demasiadas ocasiones! El ser humano no quiere desprenderse de objetos por romanticismo, por su precio, o por diversos significados y recuerdos, pero al final tampoco los usa. 

La otra vida de las joyas: el reciclaje - Loalba Joyeros

Qué reciclar o transformar

Las herencias de viejas piezas familiares, joyas propias anticuadas y joyas que por el paso del tiempo están demasiado estropeadas y a veces rotas. Es una pena, pero tranquilos, todo tiene arreglo en un taller de joyería. ¡No hacemos magia, simplemente conocemos nuestro antiguo oficio! 

Joyas familiares: las joyas a reciclar o transformar pueden ser recuerdos familiares que pasan de generación en generación, y que se han convertido en una joya en desuso y desactualizada para las generaciones posteriores. 

Joyas anticuadas: otro tipo de joyas a reciclar son las que mucha gente ni recuerda que tiene, joyas con más de una década que piden a gritos una nueva vida. Cuando las ves de nuevo, te apetece usarlas, pero han quedado algo anticuadas con tu estilo actual. Joyas que fueron testigo de otra época y que en su momento eran de rabiosa actualidad, pero ahora necesitan un restyling para volver a lucir todo su esplendor. 

Joyas rotas: por último, todos tenemos joyas que nunca volveremos a utilizar porque están desparejadas, sin piedras, partidas, con cierres que no funcionan, pero aún deterioradas mantienen el valor de los metales nobles con los que han sido creadas y de las piedras preciosas que las adornan. Si tienes joyas de este tipo, no te lo pienses, debes repararlas o transformarlas para que tengan una segunda vida.

Las joyas en uso necesitan con regularidad ser limpiadas y puestas a punto y las joyas en desuso necesitan una segunda oportunidad en algún momento de su vida. Rayadas, sucias, apagadas, desactualizadas… malviven en tu joyero. Cuando las ves en alguna foto de hace tiempo sientes melancolía, y ahora es el momento de darles otra vida, otra oportunidad. Tal vez tus hijas e hijos y los hijos de tus hijos en un futuro tengan que hacer lo mismo, y eso, es sencillamente maravilloso. 

La otra vida de las joyas: el reciclaje - Loalba Joyeros

Dejar las joyas en un cajón

Además de tratar de poner nuestro joyero en orden de forma armónica, debemos tratar nuestras joyas con cuidado. Parte del proceso de conservación de las joyas viene del orden, de la organización, no necesitamos a Marie Kondo para que nos diga qué hacer con el joyero. Ser cuidadosos y organizados debe salir de nosotros mismos. 

Cuando tenemos un gran número de anillos, collares, pendientes y brazaletes es difícil mantener un orden y casi nunca está nada a mano. Poner luz en el caos hará que las tuercas de los pendientes no se extravíen y que las piezas no se rayen ni se doblen. Los colgantes y collares siempre deben ir aparte, bien colgados como decoración o en cuencos individuales, para evitar que se enreden.

Los pendientes con los pendientes y los anillos con los anillos. Mantenerlos en cajitas individuales evitará que se arañen y se mantengan brillantes durante más tiempo. Y es que las joyas al ser piezas delicadas y valiosas deben ser tratadas con cuidado y realizarles un mantenimiento periódico que variará en función del uso que le deis.

Si tienes en casa joyas como las que hemos descrito no dudes en traérnoslas a Loaba Joyeros. Estaremos encantados de proponerte una solución maravillosa para cada una de ellas. Nos dedicamos a dar una nueva vida a tus joyas y a que sigas disfrutando de ellas hasta que pasen a la siguiente generación. 

¡Sean felices! 

imagen-pago-izquierda imagen-pago-derecha
Pago seguro
Pago seguro Pago seguro
Pago seguro Envío gratuito por compras superiores a 99€
o por primera compra en Península
Pago seguro Devolución gratis en tienda
certificado
asociacion
aeta